Comunicado No. 3: Recomendaciones a las autoridades municipales frente al COVID-19

En tres meses de pandemia, el mundo ha tenido que aprender aceleradamente de la dolorosa experiencia que ha sido enfrentar el COVID19. Sobre la marcha se han corregido errores en la actuación, lo que nos permite utilizar las estrategias más exitosas demostradas en otros países para reducir el rápido contagio, tomando en cuenta que, al ser un virus nuevo, nadie tiene defensas contra él. Nos podemos contagiar en cualquier momento y lugar de nuestra vida social, en todo contacto que tenemos con otro ser humano o con objetos y superficies que se han contaminado.

En todos los países, la epidemia inicia por un municipio, a los pocos días se tiene en 4 o 6 municipios más y en la medida que existen mayor número de enfermos se incrementa el número de municipios afectados. Aprendemos que la expansión es multiplicada por las rutas de pasajeros y de carga de fuera y dentro del país, por el turismo, por eventos públicos y aglomeraciones de personas, entre otros. Pero también ha sido rápido el aprendizaje científico, lo que nos brinda medidas eficaces para evitar el contagio y reducir la velocidad de esta epidemia para que no se enfermen demasiadas personas al mismo momento, ya que sobrepasa la capacidad del sistema de salud, tal como ocurre en Europa y Estados Unidos y más personas fallecen.

Como las evidencias lo demuestran, los gobiernos locales han debido jugar un papel crucial en el combate al COVID19, por ello el Comité Científico Multidisciplinario (CCM) valora en alto grado la potencialidad que han demostrado en nuestra historia y dirige este comunicado a las Autoridades Municipales de Nicaragua. Entendemos su comprometido papel, de ser el espacio de más directa conexión entre el estado y su ciudadanía.

La municipalidad, por las atribuciones y responsabilidades autónomas que le competen, juega un rol crucial en la salvaguarda de la salud y la vida de su propio pueblo, de toda su ciudadanía, sin distinción alguna. Al actuar como les corresponde, las autoridades municipales también cumplen con proteger a sus propias familias, amistades y a su círculo íntimo. Dependiendo de la forma en que se prepare y maneje la situación del COVID19, las municipalidades podrán responder a las crecientes y tensionantes demandas de la ciudadanía, cuando sienta que no puede resolver por sus propios medios la dura situación que se avecina.

En principio, en todo momento y lugar deben promoverse y facilitarse las condiciones para que cada persona pueda cumplir con las recomendaciones básicas: 1) disminuir al máximo la circulación y concentración de personas, hasta llegar al distanciamiento social adecuado para evitar el contagio; 2) evitar conglomerado o molote de personas, quedándose en casa lo más posible; trabajar a distancia lo más que se pueda; 3) cuando está en un espacio, con otras personas, tener una distancia de más de un brazo y medio entre uno y otro individuo; 4) no tocar a las personas, no saludar con la mano, puño, nudillo o codo; 5) en casa o donde esté, lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente; 6) no tocarse la cara (ojos, nariz, boca); 7) limpiar y desinfectar con cloro las superficies de uso frecuente (agarraderos de puertas, mesas, sillas, teléfonos, computadoras, entre otros). Estas son las medidas demostradas en el mundo como efectivas para cortar la cadena de contagios y controlar esta pandemia.

Por ello, nos permitimos brindarles algunas recomendaciones que pueden ser de utilidad:

  1. Como en toda situación de emergencia, es necesario asegurar la disponibilidad y análisis de información para precisar su capacidad de respuesta. Diferentes instituciones y organismos pueden aportar datos de salud, alimentación, servicios de agua, entre otros. Un mecanismo interinstitucional sería adecuado para aportar informes periódicos al consejo y autoridades municipales. Sería conveniente revisar qué está pasando en el mundo, y en la región, por ejemplo, ver el informe del Sistema de Integración Centroamericana (SICA)1 donde se evidencia el crecimiento de enfermos y muertos en países vecinos, para prepararse frente al incremento importante de casos que ocurrirá muy pronto.
  2. Analizar los puntos que podrían significar cualquier aglomeración o molote de personas en los mercados, parques, centros comerciales o recreativos, templos, entre otros y disponer medidas para evitar las agrupaciones. Está totalmente demostrado que el quedarse en casa y evitar aglomeraciones son medidas decisivas para interrumpir el contagio de las personas
  3. La capacidad de respuesta depende de lo que sepa hacer su equipo de colaboradores, por lo que será clave su capacitación y la preparación del plan de respuesta frente al COVID19. La enfermedad ha causado estragos en el mundo y podría causarlos también en nuestro país. Por ello, es necesario actuar con audacia, liderazgo y trabajo de equipo, tomando muy en serio esta situación de pandemia.
  4. Es obligación de la municipalidad proteger con el equipo necesario a su personal de salud, promotores y otros trabajadores de la municipalidad que se vean obligados a entrar en contacto a menos de un metro con otras personas o que participan en el manejo de desechos. Esta es su primera línea de prevención de más contagios y de atención de pacientes. Esto también es válido para personas que voluntariamente apoyan a la municipalidad en las comunidades.
    1 SICA, Informe 16: Centroamérica unida contra el coronavirus, https://www.sica.int/noticias/informe-16-centroamerica-y-republica-dominicana-unida-contra-el-coronavirus_1_121600.html, Publicado el 4 de abril 2020.
  5. Es muy importante identificar a aquellas familias que, por discapacidad, ancianidad en soledad, inseguridad alimentaria, extrema pobreza, trabajo informal y esporádico, estén en mayor vulnerabilidad ante esta epidemia. Estas personas o familias serán prioridad para apoyos sociales.
  6. Como hemos aprendido en otras emergencias, es urgente convocar a todas las instituciones públicas, los organismos no gubernamentales, la Iglesia Católica y Evangélica, a la empresa privada, a las y los brigadistas de salud y líderes naturales, así como los que tienen experiencia en desastres, para precisar las capacidades del municipio y particularmente del MINSA y demás involucrados y establecer el plan de respuesta en su municipio, contemplando el área urbana y rural.
  7. Hoy más que nunca es necesario asegurar, que los servicios básicos funcionen con la mayor eficiencia posible. Realizar inventario, reparar sus medios, precisar la capacidad de bodegas, revisar y mejorar la recolección de desechos sólidos (basura) o tren de aseo. Esto evitará que por una epidemia se creen otras más, pues las condiciones higiénico-sanitarias son un factor de riesgo determinante.
  8. Es crucial garantizar el acceso a agua segura, para evitar enfermedades y así, lograr, junto con el jabón la buena práctica de prevención, como es el lavado de manos por más de 40 segundos. Este servicio es vital, su interrupción o mal funcionamiento agrava la situación.
  9. Interrumpir la cadena de contagios exige también desinfectar frecuentemente con cloro los mercados, parques, los buses, moto-taxis y todas sus estaciones y paradas y exigir a los proveedores de estos servicios el cumplimiento estricto de esta medida.
  10. Por sus competencias, es necesario evaluar los cementerios y áreas comunales existentes, prepararse para la disposición final de cadáveres en base a las normativas del MINSA o normativas internacionales.
  11. Es necesario desarrollar una campaña educativa local para orientar medidas que eviten el contagio en hogares, comunidades, centros de trabajo y lugares comunales y orientar a dónde acudir si se tiene gripe y dificultad respiratoria. Orientar qué hacer si alguien fallece en su domicilio, informando que el cadáver es muy infeccioso y no debe tocarse.
  12. Mantener una línea de comunicación con la población, recordando que la epidemia puede ser controlada si todos cumplimos con las medidas científicamente comprobadas y conservar la calma; deben incluirse orientaciones de OMS/OPS.
  13. Es importante prever y tomar las medidas correspondientes por el potencial incremento de la inseguridad ciudadana, violencia intrafamiliar o de todo tipo de acción que afecte a los ciudadanos.
  14. Se sugiere que, con el fin de informar de todas las disposiciones, las autoridades municipales pueden aprobar algún edicto y darla a conocer por un bando municipal, ello facilitaría su cumplimiento y reforzar el fundamento en normativas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así como asegurar su cumplimiento mediante los inspectores de la alcaldía y de otras instituciones.
  15. Es importante tener presente, que ser autoridad municipal implica el compromiso y responsabilidad con el bienestar de su pueblo. La constitución y las leyes facultan a las autoridades municipales para tomar las medidas preventivas a fondo y evitar el contagio entre los ciudadanos de su municipio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *